Ríos convergentes: pensamiento, expresión y futuros posibles en la 8ª Cumbre Mundial

IFACCA - International Federation of Arts Councils and Culture Agencies,
26 March 2019, Australia

 

Imagen: Delegados en la Ceremonia Inaugural de la 8ª Cumbre Mundial de las Artes y la Cultura
Cortesía de: Muhamad Asyraf Rezali

A principios de este mes reunimos a más de 430 delegadas y delegados de 80 países en Kuala Lumpur, Malasia, para analizar el tema Mentes dinámicas: cultura, saber y cambio en la 8ª Cumbre Mundial de las Artes y la Cultura.

Durante la Cumbre se suscitó una analogía general con nuestra ciudad sede: la de la convergencia de múltiples ríos —de pensamiento, verdad, expresión y futuros posibles— junto con las aguas turbias que trae la convergencia. Para muchos, el enturbamiento es la prueba poderosa de que el cambio ya está en camino.

La 8ª Cumbre Mundial de las Artes y la Cultura fue la primera celebrada en una nación predominantemente musulmana y la primera celebrada en el Sudeste Asiático desde la 2ª Cumbre Mundial en Singapur en 2003. Este contexto ofreció un poderoso marco de diálogo para los colegas representantes de gobiernos, sociedad civil y la investigación, así como para las perspectivas urbanas, indígenas y rurales, para un debate en profundidad sobre el cambio transformativo. Más específicamente, la Cumbre nos reunió para preguntarnos cómo nos va a la comunidad internacional de las artes y la cultura en estos tiempos complejos; a quién representamos; qué voces y visiones se necesitan y de quién son; y cómo podemos empezar a poner ideas en movimiento para avanzar hacia sociedades con mayor resiliencia.

Estamos preparando un informe de la Cumbre que incluirá una síntesis detallada de las conversaciones que se celebraron y que pretende mantener el ímpetu generado y abrir las conversaciones a los que no pudieron asistir. Mientras tanto, nos alegra compartir ya algunas perspectivas que ofrecen nuevas miradas sobre el tipo de principios, prácticas y colaboraciones que mejor pueden apoyar los cambios necesarios a los niveles individual, institucional y social.

El Documento de discusión de la 8ª Cumbre Mundial sugiere que “las mentalidades lineales –y los sistemas y las estructuras jerárquicas que generan – no son adecuados para un mundo no lineal”. Durante la Cumbre, los delegados dieron buenas pruebas de ello, reconociendo que en el mundo existen verdades y maneras de ser, conocer y actuar diversas, de acuerdo con nosotros mismos, con los otros, y con el planeta. Sin embargo, muchos de los sistemas y estructuras actuales que pretenden apoyar el pluralismo están anclados en narrativas que parecen binarias y tienden a privilegiar cosmovisiones más reductivas. El Día 1, las y los panelistas en la sesión de provocación, Agentes de Cambio, invitaron a la comunidad global de las artes y la cultura a superar esta tensión, a cultivar la apertura radical (hacia los otros), la curiosidad (sobre otras maneras de conocimiento y de trabajo), la honestidad (sobre hasta qué punto creamos beneficios congruentes con las cosas que valoran personas distintas, reconociendo que la relevancia es relativa), y la humildad necesaria para ver a la gente, especialmente a los marginados por los sistemas actuales, como socios esenciales en un cambio equitativo. Los debates en las sesiones plenarias, el taller lepak y las sesiones paralelas acabaron de indicar que asumir estas cualidades con valor, compasión y coherencia puede ayudar a generar confianza para un cambio genuino y duradero.

A lo largo de la Cumbre, las delegadas y los delegados también analizaron como asumir estas transformaciones pueden reforzar nuestra capacidad colectiva para materializar la promesa de los derechos culturales; modelar nuevas formas de liderazgo colaborativo; y poner en marcha nuevos paradigmas y acciones, basados en un compromiso con el diálogo inclusivo, el aprendizaje continuo, la experimentación a distintos niveles, la madurez (personal y política), y la comprensión mutua. Se percibieron como altamente relevantes las intervenciones a largo plazo durante toda la vida de las personas –particularmente, la necesidad acuciante de nuevos modelos de diálogo, educación y escucha intercultural— por su potencial universal para avanzar en el cambio transformativo.

El Día 2 de la Cumbre destacó las fuerzas motrices, los recursos y valores de la era digital, así como la creciente conciencia de que los desafíos sistémicos requieren de soluciones sistémicas que utilicen los activos colectivos de la comunidad global de las artes y la cultura y de las sociedades a las que servimos. Esta conciencia indica la necesidad de nuevas estructuras que puedan acomodar la profunda diversidad que caracteriza la vida del siglo XXI, crear un terreno de juego más equitativo y utilizar su potencial evolutivo con intencionalidad y cuidado, así como promover las condiciones que faciliten los encuentros entre individuos diversos, el intercambio de ideas y aspiraciones diversas y la emergencia de nuevos comportamientos.  

A medida que avanzaba la Cumbre, la urgencia de las y los presente para conectar en su trabajo con una gama diversa de socios y en comunión con el planeta se fue intensificando. Esta corriente fue alimentando nuestra interconexión intrínseca y sugirió un conjunto de valores compartidos preliminares que pueden guiar nuestros esfuerzos individuales y colectivos para avanzar. Trabajando de forma concertada podemos trascender la visión determinista de que el cambio está fuera de nuestro control o responsabilidad y descubrir nuevas formas de crear futuros más vibrantes. La Cumbre se clausuró con un llamado abierto a las delegadas y los delegados y a los sectores que representan a continuar las colaboraciones, intercambios y polinizaciones cruzadas, y un anuncio de que la Junta Directiva de IFACCA ha escogido a Suecia para organizar la 9ª Cumbre Mundial de las Artes y la Cultura en 2022.

Nos alegrará poder compartir pronto el informe de la Cumbre con usted, que se centrará en los temas analizados y en cómo nuestra red global puede llevar estas ideas a la práctica, en colaboración y de maneras que celebren el carácter distinto de los contextos locales.  Agradecemos calurosamente y felicitamos a nuestros coorganizadores, el Departamento Nacional de las Artes y la Cultura (JKKN)Ministerio de Turismo, Artes y Cultura, por haber acogido una Cumbre Mundial tan inspiradora y con tanto éxito, y agradecemos también a las y los ponentes, moderadores, facilitadores, asesores del programa, relatores, socios y delegadas y delegados que participaron y compartieron generosamente su experticia.